Diseñador web en Lanzarote

Si hay algo que le falta a este blog personal, es la biografía. Pero, voy a aprovechar este post para presentarme aunque sea un poco.

Soy Helmer Galvis Rojas, diseñador web residente en Lanzarote, Islas Canarias. Me dedico al desarrollo de páginas web para pymes, autónomos, deportistas, etc. Llevo en el mundo del diseño web desde el año 2004. Pero no fue sino a partir de 2009 donde empecé a trabajar de forma profesional.

Actualmente  he trabajado con varios clientes en las islas y algunos puntos de la península como Valencia y Madrid. Normalmente llevo proyectos de mediana envergadura ya que soy freelance e intento que el trabajo no se acumule demasiado para que los proyectos que desarrollo no pierdan calidad y atención.

También tengo experiencia en optimización de páginas web para buscadores (SEO), gestión de redes sociales y comercio electrónico (Ecommerce).

Siempre trabajo con unos principios y políticas bien definidas destacando la seriedad, honestidad y responsabilidad con cada uno de mis clientes y proyectos. Puedes conocer más sobre mi trabajo y servicios en HGR Design, la web de mi marca personal.

Si quieres saber más de mi, hablar de algún proyecto web que tengas en mente o simplemente tomarnos un café, puedes contactarme en twitter o en mi correo helmer[arroba]hgrdesign.es

El maldito Google!

Ahora mismo, mientras lees esto hay más de una persona en el mundo diciendo o pensando: Maldito Google! Y casi seguro que tú también lo has hecho en más de una ocasión, ya sea porque no encuentras lo que buscas o porque tienes una página web y no la encuentras en los resultados de búsqueda. Crea una gran decepción, nos flagelamos y nos sentimos impotentes al ver como nuestra web es relegada por google a segundas o terceras páginas o lo peor, no aparece!

Google normalmente es visto como el demonio para los que tenemos sitios web, tiendas online o trabajamos desarrollando las mismas. Juega sus cartas como quiere y debemos a adaptarnos si o si a sus reglas de juego. Si juegas sucio al final te pilla, si te portas bien no es garantía de que te trate bien.

Por otro lado están los que ven a google como un dominador mundial, como el demonio engendrado desde la red para dominar cada una de nuestras vidas. Y es que desde una visión apocalíptica, el gran google cada día está más pendiente de nuestros movimientos diarios. Usamos sus mapas, le decimos donde estamos, sabe lo que nos gusta y queremos con las busquedas, nos vende productos y servicios, usamos su servicio de email, sus teléfonos y decenas de objetos y servicios más.

En unos cuantos años veremos hasta donde llega el dominio de google y si será para bien o para mal. ¿Seguirá siendo la empresa que ayuda con pasos agigantados a la evolución tecnológica? ¿O pasará también a ser un factor en la evolución humana y social? Sólo el tiempo lo dirá.

De momento, solo me queda decir: Maldito Google! que dominado nos tienes a todos

 

¿Se acuerdan de MySpace?

Hace ya unos cuantos años que aprendí a tocar la guitarra y una de mis pasiones es la música. En el añó 2004 – 2005 tenía un grupo de heavy metal y queríamos que nos conocieran más allá de la gente que sabía de nosotros en la isla (Lanzarote) y fue entonces donde tuve mi primera incursión en el mundo de las redes sociales. Sin saber muy bien lo que haciamos, empezamos a interactuar y socializar con gente y grupos por toda el mundo.

Escuchábamos su música, ellos la nuestra, nos enviábamos información de conciertos y era una constante actualización del mundo musical casi en tiempo real sin esperar a los tipicos “zines”. Tratábamos de organizar conciertos y la sensación de cercanía con gente que hacía lo mismo era lo mejor. Nos sentíamos acompañados en una isla donde el porcentaje de grupos de heavy metal, en este caso Thrash metal clásico, era muy muy abajo.

A MySpace lo recuerdo ahora con nostalgia y cariño aunque se haya convertido en una red social casi abandonada. Qué buenas épocas!

La forma de entender un proyecto web

A diferencia de lo que aún se pueda pensar, una Página Web, no se debe encasillar como tal. Existen diferentes maneras de ver y enfocar un sitio web. Un comercio online, un sitio corporativo, un sitio de producto, landing page y muchas más formas. Es por eso que cuando nos planteamos tener un sitio en internet debemos tenerlo muy claro.

Por ejemplo, somo una empresa que vende jamones en una tienda local ya establecida y queremos dar el salto a la red.  ¿Que queremos?

  1. Tener una presencia online, que refuerce nuestra marca y servicios además de compartir información relevante sobre nuestro establecimiento o productos.
  2. Expandir nuestro negocio captando nuevos clientes de manera local.
  3. Expandir nuestro negocio con una venta online y llegar más allá de las fronteras de nuestro pueblo o ciudad.
  4. Otro objetivo…

Como podemos ver, el planteamiento en un principio puede tener muchos caminos, y elegirlo siempre requiere meditar bien cada una de los objetivos que queremos obtener con nuestra presencia online. Valorar temas como disponibilidad, dedicación al proyecto web, logística, empleados, entre otros factores, nos pueden ayudar a elegir, por ejemplo, entre un sitio corporativo o una tienda online. Tener un buen borrador de lo que será nuestro futuro proyecto es necesario para que este se materialice de forma correcta y que sea escalable.

Otro factor a tener en cuenta es que ahorraremos tiempo y costes, tanto nosotros como el diseñador o empresa que ejecute la web.

De mudanza

Pues ese es el motivo por el que ando tan perdido estas últimas semanas. Estoy de mudanza. Y lo más difícil de esta mudanza está siendo el INTERNET! a día de hoy, 20/10/2012 no tengo la línea instalada en mi casa y parece que va para largo. De momento navego con un modem 3G y que afortunadamente funciona muy bien ya que tengo la antena de telefonía móvil a pocos metros de casa. El problema es que está limitado a 1GB de transferencia y tengo que ir con cuidado de no malgastar megas. Espero que el técnico aparezca pronto para la instalación del ADSL.

Volviendo a lo importante, la mudanza. Me he ido a vivir a Tiagua, un pueblo tranquilo que pertenece a Teguise, en Lanzarote. Me he mudado 13 kilómetros arriba de mi última residencia en la capital.

Al menos en este nuevo sitio tengo un espacio bastante amplio para trabajar y recibir visitas. Por ahora lo estoy acondicionando como se debe. En cuanto este más o menos listo les aviso para que me visiten cuando quieran :P

El mejor momento para vender online

El otro día una persona me contacto para un tema relacionado con un proyecto web. Hasta aquí todo normal. La charla iba encaminada en un hipotético negocio que aún no estaba en marcha pero que cuando lo estuviera sería un “bombazo” en su sector. El negocio se basaba en una tienda online de tipo B2B y que con un “ingenioso” y “exclusivo” plan de marketing se “comería” a toda la competencia. En este punto de la conversación ya empece a ver gris y con ganas de irme a dormir.

Para empezar, el personaje con el que me entrevistaba quería un ecommerce con un diseño espectacular, algo que no se hubiera visto aún. Con unas funcionalidades de administración casi de inteligencia artificial, vamos que la tienda trabajara sola sin que un humano prácticamente la tocara. Además de tener infinidad de formas de pago también quería que la tienda se pudiera traducir a más de 10 idiomas y con envíos a todo el mundo.

Todo esto sin tener aún un palillo para vender. La meta era, montar la tienda y ya después ver que vendo y como lo vendo. Vale, podría entender que quería hacer algo tipo dropshipping. Mientras yo intentaba dar mi punto de vista y las formas como se podía abordar el proyecto, software, temas de servidor, de posicionamiento, publicidad online, gestión de la tienda, etc. El personaje me dejaba callado y decía que ya sabía de todo eso. La verdad es que no se que hacía yo ahí. ¿Para qué contacto conmigo?

Bueno, he contado esta tonta historia, pero real, para dar mi opinión sobre algunas formas de negocio online. En muchas ocasiones, lo último que nos falta es una plataforma de última generación, gran servidor o un diseño espectacular. Debemos tener un producto o servicio y que este sea aceptado, que tenga salida, que cubra una necesidad, lo que se conoce como modelo de negocio. Con esta “fórmula” podremos empezar a funcionar y ver que tal reacciona el mercado. En base a esto ya podemos dar otros pasos, como mejorar de plataforma, diseño, logística, etc.

Han visto como algunas empresas venden naranjas u otras frutas? Están montados en grandes plataformas de ecommerce? Muchos no y funcionan bien con webs básicas y un formulario de venta. Esto no quiere decir que acabe todo aquí. Una vez que veamos que nuestro negocio tiene hueco, que el modelo de negocio funciona y da resultados, debemos plantearnos en migrar a un sistema más profesional y escalable que nos permita llevar todo de manera más eficaz y brindarle una mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web o ecommerce.

Usando un framework CSS – JavaScript con WordPress

Acabo de terminar un pequeño proyecto para una empresa de alquiler de coches en Lanzarote. Al ser “pequeño” necesitaba maquetar rápidamente y usar como gestor de contenido WordPress. No usé un theme ya hecho sino que opte por escoger un framework CSS-JS para maquetar la plantilla.

Iba a usar Bootstrap de twitter pero como ya he probado y experimentado con el, decidí usar foundation, el cual ya había probado pero no en producción. La rapidez con la que maqueté la plantilla fue asombrosa, en pocas horas ya tenía un theme totalmente funcional y con el plugin de reservas bien integrado en el diseño.

Foundation tiene soporte para casi todo, botones, formularios, pestañas, sliders, etc. Y está muy bien documentado, para mi eso es muy importante.

Así que respondiendo a la demanda del cliente en cuanto a rapidez y funcionalidad del sitio, al menos en la primera fase, se pudo poner en línea la web con el sistema de reservas en poco tiempo. Ah! y accesible desde cualquier dispositivo móvil (tablet, smartphone, tv, desktop, etc.) ya que es responsive.

Los animo a que prueben el diseño en WordPress con estos fantásticos frameworks HTML, CSS y JavaScript.

Conociendo el mundo del surf

Hace un par de meses empecé con un proyecto nuevo que me ha cautivado un montón y en el cual he trabajado y sigo trabajando a diario. Se trata de la tienda online de la marca de Surf Canaria, La Santa Surf. Es una marca muy reconocida dentro del panorama surfero nacional. Internacionalmente también tiene cierta repercusión.

La Santa Surf es una empresa que nació en el año 1996, en el pueblito surfero de La Santa, en Lanzarote, y donde hoy en día aún tiene su sede. Son organizadores de eventos internacionales relacionados con el surf, poseen factoría de tablas, escuela de surf en Lanzarote, equipo de surf, línea de ropa, etc.

La tienda online ya funcionaba, aunque con una solución poco practica tanto para el frontend como el backend. Era una tienda montada sobre un sistema ecommerce de la empresa Arsys. Así que el primer paso fue dejar a un lado el pésimo sistema de gestión de Arsys. Luego empezar a preparar un servidor para la instalación de PrestaShop y la migración del antiguo sistema a la nueva instalación.

Lo siguiente era darle la imagen a la tienda, una imagen fresca, sencilla y usable para las personas que la visiten y compren en ella. Así que el resultado es el que pueden ver ahora. No caí en hacer un screenshot de la web antigua para ver las comparaciones.

Y ahora, viene lo más difícil! Mantener la tienda, incrementar visitas y ventas progresivamente. Generar todo tipo de acciones que aporten tráfico de calidad a la misma. Ya les contaré!

Recordando a Los Caballeros del Zodiaco

Si hay una serie animada que marcó mi niñez y mi vida fueron Los Caballeros del Zodiaco. Aún recuerdo la primera vez que escuche y vi el opening con esos dibujos tan perfectos, esa historia que enganchaba y personajes que se metían totalmente en tu vida.

Hoy quería recordar esso trozos de niñes, intercambiando los dibujos a lapiz por los pasillos de colegio con los compañeros de clase, con las chapas y cromos de la serie por montones. En fin, buenos tiempos que se quedan ahí y no se borrarán nunca.